El ejercicio en la tercera edad

El ser humano a medida que va entrando en años empieza a tener un declive en su capacidad física, aunque es difícil precisar el momento exacto en que esto empieza a suceder, los cambios en el cuerpo seguramente lo harán notarlo.  La manera como cada persona llega al envejecimiento o tercera edad depende de muchos factores, quizá el principal sea la genética.

Aunque no se puede dejar todo en manos de la herencia genética que puedas tener,  es por ello que los especialistas recomiendan de alguna manera ayudar al organismo a enfrentar esta etapa de la mejor manera posible, tomando suplementos vitamínicos, consumiendo una dieta rica en nutrientes, que le permitan al cuerpo mantenerse saludable.

El ejercicio físico juega un papel protagónico en cualquier etapa de la vida, es sumamente necesario para mantener una salud óptima, desde los niños hasta la edad adulta y por supuesto que lo seguirá siendo una vez que pases los 65 años.

Es necesario que la actividad física se adapte a las necesidades de cada persona, siempre yendo de acuerdo a lo que su salud le permita, es por ello que hoy recomendamos una serie de prácticas que le permitan mantenerse activo y a su vez ayuden en mantener una salud idónea.

El primero de ellos es caminar diariamente preferiblemente al aire libre, pues ayuda al proceso circulatorio además que el ejercicio le permite mantener su peso y el aire libre le permite distraerse. La natación también es un ejercicio adecuado para las personas mayores, pues fortalece los músculos y no causa impacto en las articulaciones.

El taichí, aunque esté considerado como un arte marcial tiene fines terapéuticos y en el caso de los adultos mayores les ayuda en el equilibrio y evita la pérdida de masa muscular, recomendado incluso para personas que utilicen bastón o cualquier tipo de soporte.

Deja un comentario